Llega a ti, como el viento pluvioso, cálido y al azar,
así viene, en el soplo de la lluvia del beso abstergido.
Deleitándose en el aliento de alguna sonrisa al pasar
y aún, sin tomar asiento en el alarido del suspiro,
sobre la esencia que la ardiente piel osa transpirar,
acongoja el alma sin tregua, sin tiempo, ni sentido.
Se adentra en ti, como lo hace el sol en la malvasía,
calentando las entrañas entre los jadeos y gemidos.
Y luego, henchido de sentirse jardín de tus pupilas,
redunda al ser, en la cruda filosofía de sus caminos.

MEGT Eugenia Tavio

 

La imagen puede contener: cielo, crepúsculo, nubes, exterior y naturaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.