Deslizaba su lengua con extrema ternura por su instrumento; en la osadía de sus movimientos era capaz, de mojar en mí, cada sentimiento .

Sus dedos libaban el molde de su cuerpo y se apoderaba del palpitar de mi mar adentro; se sentaba en mis entrañas y ponía mi volcán en movimiento.

La oscura osadía de su saxo se adentraba entre mis piernas sin regreso, enjugaba su son, mientras sorbía entre sus labios, algún poema del viento.

 MEGT Eugenia Tavío

33357393_2032683400324558_6755748686321418240_n.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.