Vuelan, libres, los doscientos caballos que presos en mi pecho estaban.
Desterrados, galopan, ahora, incesantes a tu encuentro
bajo el ocre del atardecer, en una noche de verano.
El aleteo de tus párpados me guían en un cielo de arco iris bajo el blanco, azul y malva.
Revolotean las mariposas entre las hadas.
Vuelo, sobre las prestas águilas doradas de los amaneceres, envuelta bajo tus alas.

MEGT Eugenia Tavío

20638609_1902428866683346_8287771650893457605_n.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.